La intervención del farmacéutico es fundamental en la dispensación, seguimiento y seguridad de los medicamentos biosimilares. Esta ha sido una de las conclusiones de la presentación de la “Guía de Biosimilares para farmacéuticos”, que han elaborado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y Biosim. Durante la misma han intervenido, Isabel Pineros, vocal asesora de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia del Ministerio de Sanidad; el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar; el presidente de Biosim, Joaquín Rodrigo, y el coordinador de la Guía y doctor en Farmacia, Francisco José Farfán.

Isabel Pineros, del Ministerio de Sanidad, ha destacado en su intervención que “garantizar la sostenibilidad y eficiencia es fundamental y por ello los biosimilares deben ser una prioridad”, aunque en estos momentos solo representan el 1,8% de la facturación pero “hay margen para crecer”, ha reconocido. Además, ha valorado positivamente la Guía presentada que permite “proporcionar información sobre estos medicamentos al profesional, en este caso al farmacéutico, que es el mayor experto en el medicamento”.

Accesibilidad

El presidente del Consejo General, Jesús Aguilar, ha destacado el valor de la Guía “como un documento de referencia para todos los farmacéuticos, tanto de oficina de farmacia, como de farmacia hospitalaria o de la atención primaria, entre otros”. A continuación ha alertado de que se está limitando en ocasiones el acceso de los pacientes a los biosimilares por motivos económicos, dispensándolos en los hospitales. Cambiar esta situación es una de las prioridades del Consejo que seguirá trabajando, al margen de la situación de inestabilidad política que retrasa la toma de decisiones, “para que siempre que sus condiciones de uso lo permitan, sean dispensados en la farmacia comunitaria mejorando así la accesibilidad de los pacientes a estos fármacos”, ha declarado.

Por su parte Joaquín Rodrigo, presidente de Biosim, ha afirmado que su institución “trabaja para afianzar el conocimiento y la confianza que merecen los medicamentos biosimilares”. En este sentido, ha destacado el papel que juegan el farmacéutico “que siempre trabaja junto al paciente y junto a otros profesionales de la salud y es uno de los pilares imprescindibles para mejorar la utilización de los biosimilares a la que todos aspiramos, y por tanto un claro determinante de las mejoras clínicas y para la sostenibilidad sanitaria a las que éstos contribuyen”.

Seguridad

Por último, el autor de la Guía, Francisco José Farfán, ha recordado que en la actualidad “alrededor del 95% de los biosimilares se prescriben y dispensan en hospital, pero probablemente haya más medicamentos biosimilares que van a entrar en la oficina de farmacia, por lo que el papel de los farmacéuticos en ambos ámbitos es esencial. En la farmacia hospitalaria, el farmacéutico tiene una labor fundamental de apoyo científico y técnico a médicos y pacientes”.

En cuanto a la farmacia comunitaria Farfán ha señalado que “el farmacéutico aconseja y da apoyo a los pacientes a través de sus amplios conocimientos de los fármacos, posología, forma de administración, detección de efectos adversos y trazabilidad, entre otras acciones. Estas funciones son esenciales para mejorar los niveles de confianza, seguridad y adherencia de los pacientes”.GUIA-BIOSIMILARES-FARMACEUTICOS